Compras publicas

Compras publicas

Chile y Brazil son países en desarrollo que cuentan con una creciente demanda ciudadana por incorporar criterios sociales y ambientales en la compra.  Esta demanda se ha denominado consumo ético o responsable, una forma de consumo en el cual los consumidores ocupan su poder de compra para afectar cambios sociales y ambientales. Este proyecto parte del supuesto que la influencia que genera el consumo ético seria aun mas fuerte si se consideran las compras públicas como un ámbito en donde se pueden incorporar también los criterios del consumo responsable, entendiendo que el estado compra bienes y servicios en nombre de los ciudadanos. Asumiendo que existe actualmente interés por parte de los gobiernos para potenciar el uso de criterios sociales y ambientales en las compras públicas, este proyecto pretende potenciar este interés existente promoviendo la incorporación de más y mejores criterios sociales y ambientales en el sistema de compras públicas.

El proyecto está compuesto por un equipo académico multidisciplinario con base en 3 países (Reino Unido, Brazil y Chile) el cual colaborará con 3 tres ONGs pioneras en la promoción del consumo ético. El objetivo central es estudiar las demandas ciudadanas por consumo responsable para promoverlas a nivel de las compras públicas del estado. Dado que lo que se entiende como ético o responsable cambia según los diferentes contextos sociales y culturales, el proyecto apuntará en una primera fase a estudiar como las personas en cada uno de los países involucrados entienden como opciones éticas y cuáles son los criterios que ellos preferirían exigir para las compras públicas del Estado. Para lograr lo anterior, el proyecto considera la realización de 16 focus groups en Chile y Brazil orientados a estudiar las percepciones de los ciudadanos consumidores de estos países. Esto permitirá modificar/enriquecer indicadores y criterios para definir y evaluar el consumo ético que se usan en los países del norte. Posteriormente, se aplicaran preguntas en encuestas a nivel nacional, para poder recoger la visión de la ciudadanía en términos representativos.

Durante los primeros 12 meses el proyecto se centrará en desarrollar el trabajo académico anteriormente mencionado, concentrándose en la  investigación, análisis y elaboración de reportes y resultados. Los 6 meses siguientes, serán liderados por las ONG participantes quienes desarrollarán distintas formas de diseminación publica en base a los resultados de los estudios académicos.

Si los resultados apuntan a que existe una diferencia entre las demandas ciudadanas y los actuales requerimientos de compras publica se realizara “advocacy” para intentar modificar y mejorar estas prácticas en orden a incorporar mas criterios sociales y ambientales en sus decisiones de compra.

En suma, se espera que el proyecto vincule distintas visiones locales para generar transferencia de conocimiento en distintas direcciones y para que pueda ser usado por distintas organizaciones para potenciar el consume responsable.